[LIdG] Gimnasia revolucionaria

IÑIGO A.R. / Periódico Diagonal

Nadie espera que la llamada primavera valenciana sea el germen de un Soviet supremo de obreros y campesinos. Igual que tampoco nadie espera que porque el Mirandés se haya plantado en semifinales de Copa vaya a desmontarse el negocio especulativo e insostenible que es el fútbol profesional. Sin embargo son chispazos de esperanza: Si algo pasa una vez puede repetirse, incluso puede extenderse. Una, cien, mil primaveras valencianas, y otros mil Pablos Infantes goleando a equipos endeudados hasta las cejas, que chupan del dinero público y deben millones a Hacienda con los que bien podría pagarse la calefacción de esos estudiantes. O las grapas que cierren sus cabezas abiertas a porrazos, de esas que nunca tendrá el que debe millones y sí el que debe un puñado de euros de su hipoteca.

Estas historias, al contrario de lo que pueda parecer, no son anécdotas, son grandes hitos inspiradores, y lo son porque invitan a pensar y a soñar, a desafiar lo que parecía imposible. El todopoderoso se tambalea y siente miedo, por una vez se ve vulnerable, mientras el humilde saborea efímeramente la victoria y se empodera, aún a sabiendas de que el sueño acabará pronto y violentamente. En Miranda o en Valencia.

Pero el final es lo de menos, ese espíritu romántico y rebelde es lo importante. Todo el pueblo , todo el barrio animando a los suyos, ganen o pierdan, y además con una organización democrática y austera. La propaganda por los hechos es la mejor propaganda posible. Un pequeño chispazo que se extienda imparable, y que cuando se apague, deje una experiencia en forma de cenizas que ayudarán a encender la próxima revuelta. Cada rebelión una derrota y cada derrota la utopía un poco más cerca. De Barcelona a Valencia, de Miranda a Basilea, en la vida y en el fútbol, valga la redundancia.

* Publicado en Diagonal, periódico quincenal de actualidad crítica, nº169.

5 Responses to [LIdG] Gimnasia revolucionaria

  1. Pequeñas acciones en las que hay gran esperanza, ya se sabe que una sola bola de nieve puede crear un alud, como bien dices tanto en la vida como en el futbol.

    Un saludo.

  2. Gontxo says:

    De derrota en derrota hasta la victoria final

  3. Justamente. Por lo general soy muy pesimista sobre cambiar el mundo que nos rodea, fútbol incluído, pero hay que intentar ser positivos y no perder la esperanza. La utopía, por definición, es algo que actualmente parece imposible de lograr. Como decía Rosa Luxemburgo, no hay nada más imposible que una revolución una hora antes de que comience.

    Un saludo, y gracias por pasaros!

  4. eueumarin says:

    Fantástico.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: